La Esterilidad Sin Causa Aparente (ESCA)

La edad y la infertilidad
La edad y la infertilidad
5 marzo, 2020
La Ovodonación
La Ovodonación
5 marzo, 2020
La Esterilidad Sin Causa Aparente

La “esterilidad sin causa aparente” se puede definir como la imposibilidad de lograr el embarazo cuando luego de análisis, lo niveles hormonales y de semen son normales, hay evidencia de ovulación y la permeabilidad tubárica se ha establecido. Además los hábitos y las demás condiciones de salud de la pareja son saludable y aparentemente normales.

La infertilidad inexplicada es un diagnóstico realizado sobre la base de la exclusión de los factores conocidos asociados con la infertilidad. La prevalencia depende del número de pruebas realizadas y la edad de la mujer. Si todas las parejas infértiles fueran sometidas a pruebas inmunológicas, genéticas, y hematológicas, además de la evaluación estándar y procedimientos quirúrgicos de diagnóstico, se identificaría eventualmente alguna alteración. Este enfoque implicaría muchas pruebas innecesarias y gastos significativos. Por otra parte, no todas las alteraciones requieren tratamiento, pero los médicos se sienten obligados a atender estas recomendaciones. Un resultado positivo significativo también puede resultar en una respuesta adversa psicológica en la pareja.

Sin embargo, la falta de un diagnóstico no es bien aceptada por algunos pacientes que quieren saber la causa de su infertilidad y embarcarse en un tratamiento que se dirija al problema. Tenemos que recordar a los pacientes que la probabilidad de que cualquier pareja joven, saludable logre un embarazo en el primer mes de intentarlo es sólo el 25%, y que, incluso después de 6 meses, sólo dos tercios de las parejas logran el embarazo. La edad a la que las parejas comienzan la búsqueda de embarazo ha ido en aumento, y esto por sí solo, puede causar infertilidad debido a que la tasa de alteraciones genéticas aumenta con la edad de la mujer.

Numerosas intervenciones se pueden ofrecer para aumentar las posibilidades de una pareja de lograr un embarazo, a partir de asegurarles que no hay problemas graves y que con los continuos intentos, tienen una buena oportunidad de lograr un embarazo. Aunque esto no es lo que la mayoría de las parejas infértiles quieren oír, algunos pueden aceptar. En otros casos, podemos tratar de aumentar la ovulación, mejorar el momento del acto sexual, u ofrecer la inseminación para ayudar a los espermatozoides a llegar lo más cerca posible de los óvulos. El manejo de estos casos debe hacerse con precaución pues si continúa por mucho tiempo sin éxito puede ser contraproducente y aumentar el nivel de estrés de la pareja.

La consejería juega un papel muy importante en el manejo de la infertilidad. En lugar de tener en cuenta sus posibilidades de embarazo por intento, las parejas deben tener en cuenta sus posibilidades en un período de tiempo. La aceptación de los resultados negativos puede ser más fácil si se centran en sus posibilidades en el transcurso de 3 meses, 6 meses, o incluso un año. También ayuda si a las parejas se les da un plan a largo plazo y, por tanto estén informados sobre lo que pasaría si un determinado tratamiento no resultara en un embarazo.

Si tienes alguna duda o quieres más información al respecto no dudes en contactarme y con mucho gusto te atenderé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo podemos ayudarle?