prevención de la infertilidad femenina
Algunas pautas para prevención de la infertilidad femenina
5 marzo, 2020
La Esterilidad Sin Causa Aparente
La Esterilidad Sin Causa Aparente (ESCA)
5 marzo, 2020
La edad y la infertilidad

La infertilidad es cada vez más frecuente y una de sus causas más importante es la edad a la que la mujer empieza la búsqueda de ese primer embarazo. Es común escuchar a alguien decir “¿que estará pasando?, antes las mujeres no tenían tantos problemas para salir embarazadas” y hasta cierto punto es cierto, entre las tantas razones para que esto sea así, una de las más importantes es la edad.

En tiempos previos la mujer se embarazaba por primera vez a los 20 años o 25 años o incluso antes, hoy día la mujer profesional empieza a buscar su primer embarazo entre los 30 y 35 años, lo que lleva consigo algunas complicaciones propias de la edad.

A continuación explicaré las principales causas que pueden influir en la fertilidad con el paso del tiempo:

Infecciones: A mayor edad, en su mayoría, las mujeres han tenido más parejas sexuales, por lo que ha sido expuesta a más patógenos que a través de infecciones agudas o crónicas pueden lesionar la mucosa de las trompas y producir alteraciones en el tejido interno de las trompas o incluso obstrucción de las mismas. Además, algunas infecciones producen alteraciones pélvicas y adherencias en la pelvis que pueden ser causa de infertilidad.

Enfermedades Asociadas: Con el paso del tiempo, algunas enfermedades que a los 20 años no tienen tanta importancia, pasan a tener gran relevancia, como la endometriosis y los ovarios poliquísticos entre otras, ya que se empieza a ver su efecto más dañino por la exposición prolongada a la misma. La endometriosis es una enfermedad progresiva y crónica y mientras más tiempo pasa, sus efectos sobre los órganos reproductivos puede ser mayores, provocando adherencias, obstrucción tubaria, endometriomas (endometriosis en el ovario) y la lesión correspondiente al tejido ovárico, entre otras.

Estado Físico: El sobrepeso tiene sus efectos sobre la fertilidad tanto en el hombre como en la mujer por lo que es muy importante mantener un buen estado físico y un peso adecuado, manteniendo una actividad física adecuada que nos saque del sedentarismo y una alimentación sana. El exceso de peso produce alteraciones hormonales que tienen su efecto sobre la fertilidad.

Contaminantes Ambientales: Definitivamente, con mayor edad hay mayor exposición a tóxicos ambientales, que pueden ir desde plaguicidas hasta metales pesados que consumimos en los alimentos, o en el tabaco de los cigarrillos, entre otras cosas. Es muy importante mantener buenos hábitos, evitar el tabaco y otras drogas, el exceso de alcohol, y procurar que nuestros alimentos sean lo más naturales posibles para tratar de disminuir al máximo estos tóxicos.

Cambios Hormonales: Luego de los 35 años empiezan a ocurrir cambios hormonales importantes en la mujer que responden a la disminución de la respuesta del ovario a las hormonas que lo estimulan. Esto provoca la elevación de hormonas como la FSH y LH que son marcadores de falla ovárica.

Depleción Ovocitaria: La mujer nace con el número de óvulos que va a tener el resto de su vida, los óvulos no se multiplican durante la vida de la mujer, por lo que sabemos que la mujer tiene un número limitado de óvulos a lo largo de su vida. Una vez la mujer empieza su etapa reproductiva, luego de la primera menstruación, empieza el gasto importante de óvulos con cada ciclo, ya que no solo se utiliza un óvulo cada ciclo, son múltiples folículos (cada uno de ellos contiene un óvulo) que inician su desarrollo en cada ciclo, de los cuales sólo uno va a terminar siendo el dominante y el que se va a ovular, los muchos otros van a atresia y se pierden. Es por eso que con el paso de los años, la cantidad de óvulos va disminuyendo gradualmente hasta la depleción que ocurre con la menopausia.

Calidad Ovocitaria y Alteraciones Cromosómicas: Aparte de lo antes mencionado y de algunas otras causas, queda la más importante, la edad de los óvulos. En la paciente joven los óvulos son, en su mayoría, de buena calidad y son óvulos que, de ser fecundados, seguramente evolucionarían a embriones buenos de muy buena calidad. Luego de los 35 años y mucho más luego de los 40, la calidad de los óvulos disminuye considerablemente, toda la maquinaria interna del óvulo puede no funcionar a la perfección pudiendo producir alteraciones que se pueden dar desde la propia división meiótica del óvulo así como luego de ser fecundado. La primera lleva a la presencia de óvulos con alteraciones cromosómicas y esto, a una mayor frecuencia de enfermedades cromosómicas como Síndrome de Down en madres mayores; la segunda lleva a embriones que no son evolutivos o embriones con problemas de origen genético que lo más probable no van a lograr un embarazo.

Algunas recomendaciones que se pueden hacer como prevención son:

  • Visitar a su ginecólogo cada 6 meses – 1 año para detección temprana de cualquier enfermedad que pueda ser causa más adelante de infertilidad.
  • Siempre utilizar preservativo al tener relaciones sexuales cuando no se conoce si la pareja es portador de algún patógeno.
  • Consultar siempre que haya algún flujo anormal o sospecha de infección vaginal para su tratamiento temprano y evitar sus efectos dañinos sobre el aparato reproductor.
  • Utilización de anticonceptivos orales en los casos en que se detecte endometriosis tempranamente.
  • Realización de una ecografía pélvica como parte del examen anual.
  • Mantener un estilo de vida lo más saludable posible, con suficiente actividad física, alimentación sana y evitando dentro de lo posible la exposición a tóxicos ambientales.
  • Antes de los 35 años, visitar un especialista en infertilidad si se tienen más de 6 meses intentando lograr embarazo sin éxito. Luego de los 35 años, visitar un especialista en infertilidad desde que se inicia el proceso de búsqueda de embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo podemos ayudarle?